Los fregaderos incorporados encajan en la encimera precortada. En otras palabras, pueden instalarse donde quieras (lo que te permite optimizar tu espacio sin tener que instalar un mueble específico). Dependiendo de su mobiliario o electrodomésticos Si tienes un fregadero incorporado, tendrás que pensar en la profundidad de la(s) cuenca(s) que se va(n) a incorporar. Este tipo de fregadero viene en una multitud de formas, tamaños, materiales y colores, así que puedes encontrar un fregadero empotrado que encaje perfectamente con el diseño de tu cocina. La instalación requiere más atención que la de un fregadero de caída, pero también es más fácil de mantener.